Un juez dictamina que conducir oyendo música con un auricular no es sancionable

JOSÉ A. HERNÁNDEZ – Madrid – 17/08/2011

Un juez de Madrid ha dictado una novedosa sentencia en la que anula “por no ser ajustada a derecho” una multa de tráfico a un conductor que iba oyendo música con un auricular colocado en uno de sus oídos. La sentencia del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Madrid exime al automovilista José Miguel Ayllón Camacho de pagar los 150 euros que le impuso la Guardia Civil de Tráfico el 25 de febrero de 2010 cuando circulaba por la A-6 (Madrid-A Coruña) al entender los agentes que había cometido una falta grave por ir al volante oyendo música a través de un auricular conectado a una radio.

Leer más de esta entrada

El paper de la Policia en democràcia

El Matí de Catalunya Ràdio

Tema del dia amb David Miquel, portaveu el Sindicat de Policies de Catalunya, Arcadi Oliveras, economista i president de Justícia i Pau, Andrés Antebi, antropòleg. Investigador del Grup de Recerca Etnogràfica dels Espais Públics i Jofre Montoto, analista del Centre d’Estudis Estratègics i autor del llibre “Mossos d’Esquadra: com és i a què s’enfronta la policia de Catalunya”.

http://www.catradio.cat/audio/554415/Llicons-de-democracia-El-paper-de-la-Policia-en-democracia

Instrucciones policiales derivadas de la Ley de Extranjería. Circular 1-2010 CNP

Circular núm. 1/2010 del CNP



La identificación mediante documentos: permiso de conducción

El Permiso de Conducción

El permiso de conducción tiene su origen histórico en el artículo 5 del Real Decreto de 7 de septiembre de 1900, publicado en la Gaceta de Madrid el siguiente día 20, por el que se aprobó el Reglamento para el servicio de coches automóviles para carreteras. El 1 de junio de 1907 se aprobó a su vez por la Dirección General de Obras Públicas el modelo de certificado de aptitud, expedido por el Gobernador Civil de la provincia correspondiente con la firma del Ingeniero mas la foto y la firma del titular. El 23 de julio de 1918 se aprobó el Real Decreto para la circulación de vehículos con motor mecánico para las vías públicas de España. Como curiosidad podemos decir que la edad máxima para poder conducir era la de sesenta y siete años y que las mujeres estaban discriminadas por razón de su estado civil: las casadas necesitaban licencia marital para obtener el permiso de conducción, limitación que no afectaba a las solteras o viudas. El siguiente Decreto de 25 de septiembre de 1934 aún rige parcialmente.

Leer más de esta entrada

El Estado policial y las detenciones de emigrantes

Detenciones de inmigrantes: la ilegalidad que no cesa

Controles masivos de identidad conducen a la comisaría cada día a cientos de inmigrantes en situación irregular. Numerosas asociaciones y organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes denuncian prácticas policiales desproporcionadas que vulneran derechos fundamentales.

La foto es de Olmovich en flickr

Leer más de esta entrada

Del allanamiento de morada, domicilios de personas jurídicas y establecimientos abiertos al público

El Código Penal protege los establecimientos abiertos al público tipificando como falta la resistencia a abandonarlos una vez ha llegado la hora de cierre, salvo que se use violencia o intimidación, en cuyo caso se cometerá un delito.

Leer más de esta entrada

Nuevo Código Penal

El 23 de diciembre de 2010 entraron en vigor nuevas modificaciones del Código Penal. Las claves están resumidas en El País del 23-12-2010.

Trapicheo: El nuevo Código Penal rebaja el castigo para las formas menos graves de narcotráfico y rebaja de nueve a seis años la pena máxima de prisión para los transportistas de droga que no pertenezca a una organización, los muleros (que podían ser condenados hasta ahora de tres a nueve años). La reforma beneficia directamente a unas 200 personas con penas superiores a seis años que consiguen hoy su libertad.

Libertad vigilada: Surge una nueva figura, la libertad vigilada, aplicable a terroristas y delincuentes sexuales. Así, una persona condenada por pederastia, violación o terrorismo acumulará, en la sentencia, junto a la pena de cárcel, hasta cinco años en los que estará obligada a estar siempre localizable mediante aparatos electrónicos. También deberá seguir tratamiento médico o participar en programas formativos, laborales o de educación sexual y podrá ser objeto de otras restricciones de movimiento, residencia o de trabajo. La pena podrá extenderse hasta los 10 años.

Leer más de esta entrada